Hungría es un excelente lugar para probar sopas, especialmente en temporada invernal. De hecho, mi primera visita al país fue en pleno mes de enero, con temperaturas bajo cero. La sopa Goulash (Gulash) logró revitalizar mi cuerpo ante un clima extremadamente frío y húmedo.

No te marches de Budapest sin haber probado la sopa Goulash (Gulash)


La sopa más tradicional de Hungría se conoce por las siguientes dos denominaciones: Goulash o Gulash. Su ingrediente por excelencia es el pimentón (paprika). Notarás muy pronto la afición que tienen sus habitantes por la mencionada paprika, un pimentón con un toque picante, pero sin pasarse. La sopa también contiene carne de ternera o de cerdo, ajo, cebolla, tomate, patata, zanahoria, perejil, entre otros ingredientes. En un restaurante aprecié que también le echaron semillas de alcaravea.

El plato nos lo pueden presentar en una cazuela roja dependiendo del tamaño de la ración que hayamos pedido. Generalmente le ponen una pizca de perejil en el centro de la sopa. Una presentación llamativa que entra por los ojos y cuyo sabor suele estar a la altura. Es una sopa muy sabrosa y calórica. No conozco a una persona que no le haya gustado, incluso les gusta a los que no toleran el picante. El toque picantón de la paprika es totalmente soportable.

¿Dónde probé la sopa Goulash (Gulash)


Mi primera experiencia con el Goulash fue en el restaurante Magdalena Merlo. Un local bonito y moderno que tiene música en directo durante las cenas. Tiene buenas críticas en las redes sociales, pero su sopa no está entre las mejores de la ciudad. No me puedo quedar de su sabor, ni de la calidad de los ingredientes. Le daría un notable pese a que me pareció demasiado aguada.

La calidad está en los locales más tradicionales. Me gustaría poner de ejemplo uno que está situado cerca del Parlamento. El restaurante Kisharang Étkezde es un local tradicional, con muy pocas mesas disponibles. En realmente pequeño, por lo que resulta difícil encontrar sitio. Recomiendo reservar mesa con al menos dos días de antelación.

El personal podría ser más amable, aunque nadie llega a ser maleducado. La comida merece muchísimo la pena, al igual que la decoración del restaurante. La sopa Goulash tiene un sabor auténtico y no escasean los ingredientes. Las porciones de los platos son generosas y bastante económicas en comparación con otros lugares. El menú viene con fotografías para ayudar a los clientes extranjeros. En mi opinión, es un lugar idóneo para probar la gastronomía húngara. Si ya has ido, por favor, comparte tu experiencia aquí. Muchas gracias :).

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías