Dar todo cuando apenas tienes nada. Un mendigo de Philadelphia ayudó de forma desinteresada a una joven en apuros, y acabó ganando más de 300.000 dólares. Una historia para enmarcar en todos los medios de comunicación. Necesitamos más noticias que sirvan de ejemplo a la sociedad.

No todos los héroes llevan capa, ni todos los ángeles tienen alas


John Bobbit, ex marine norteamericano, pasaba todas las noches a la intemperie en una autopista cerca de Philadelphia. En una de esas noches, observó a una joven en apuros. El coche de Kate McClure se quedó parado en medio de la autopista. El vagabundo se acercó para saber lo que sucedía. La joven le explicó que se había quedado sin gasolina y que no tenía efectivo en su cartera. John le pidió que se quedara en el coche y cerrara la ventanillas. Se marchó. En unos minutos llegó con una garrafa de gasolina ante la sorpresa de la joven.

El mendigo se gastó los 20 dólares que tenía en gasolina para ayudar desinteresadamente a la chica de 27 añ0s. Ella quedó tan agradecida que inició una campaña en gofundme para recompensar a su héroe. En la citada página de recaudación de fondos, Kate explicó detalladamente toda la situación. Aunque en un principio, visitó varias veces a John para darle ropa, dinero y alimentos, sintió que no era suficiente. Por ello, decidió probar suerte en internet para reunir 10.000 dólares. En menos de un mes ya lleva recolectado más de 300.000 dólares.

Dos ángeles se encontraron en el mismo camino. John Bobbit, mendigo de Philadelphia, tendrá una segunda oportunidad para rehacer su vida después de una mala racha en la vida. A estas alturas debemos saber que cada una de nuestras acciones impacta en la vida de los demás. Las acciones definen a las personas.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías