EVITA LOS ABOGADOS QUE LE DAN A TODO

Si estás buscando a un abogado, céntrate en uno que esté especializado en el problema que necesitas. Mi consejo es que evites a los abogados generalistas, es decir, a los que le dan a todo. No pretendo decir que todos los generalistas sean malos, sino que debes evitar riesgos. Por cada cien abogados que le dan a todo, encontrarás a diez (estoy siendo generoso) que sean excelentes en todas las materias. Te lo dice alguien que ha ejercido la abogacía durante casi una década.

¿Por qué no confío en abogados generalistas?


Te voy a decir la verdad según mi experiencia. No conozco a ninguno que sea bueno en todos los ámbitos del derecho. Y ya sabes el famoso refrán español: «Quien mucho abarca, poco aprieta«, es decir, quien pretende realizar muchas cosas al mismo tiempo, no será capaz de hacer ninguna bien.

Un buen abogado no es solo el que sabe de leyes, sino el que conoce la jurisprudencia más reciente, y lidia con los tribunales u organismos específicos regularmente. Por ello, es fundamental que tu abogado sea verdaderamente especialista, y esté centrado en lo suyo. Si está a mil cosas, será difícil que mantenga un seguimiento adecuado para afrontar tu asunto. En la actualidad, tenemos multitud de leyes complejas y extensas en todos los ámbitos, con una jurisprudencia muy amplia. No hay tiempo material para estar actualizado en todos los ámbitos.

Durante mi carrera profesional me encontré con varios compañeros que no entendían por qué solo me dedicaba a lo mío.  Escuchaba comentarios del estilo: «Debes ser rico para centrarte solo en temas de laboral y extranjería», «No seas tonto, hay que darle a todo, sino de qué vivimos», «Si no sabes del tema, mira en internet, ahí lo tienes todo». Sí, estimado lector, hay abogados que piensan y actúan de esa manera en una profesión de tanta responsabilidad. Lo importante es el dinero a toda costa. Al final el que pierde es el cliente por partida doble. 🙁

ABOGADOS DEL ‘SÍ A TODO’


Este tipo de abogados aceptan todo lo que les llega al despacho. No renuncian a ningún asunto. Da exactamente igual la responsabilidad que conlleve, ellos lo toman y luego ya se verá. Pueden ser reconocidos por su picardía y ambición, pero para mí son unos irresponsables. Deberían ser inhabilitados de forma inmediata, porque su servicio a la sociedad es pésimo y engañoso.

La propia carrera de Derecho está diseñada, al menos en España, para darle un poco a todo. Al final, el resultado es un licenciado que ni tan siquiera sabe redactar una demanda. El sentido de la responsabilidad se ha perdido desde las aulas. Los jóvenes deberían ir especializándose durante la carrera universitaria, y luego tener prácticas serias en despachos. Actualmente, realizar prácticas  implica estar bailando de un despacho a otro ejerciendo funciones de secretaría. Ni tan siquiera se preocupan por enseñar a los jóvenes, porque los ven como futura competencia. Tener a becarios como secretarios es un lujo ya que te ahorras un buen dinero en la oficina. Por ello,  los jóvenes deciden montar un despacho sin ningún tipo de experiencia profesional, y decir sí a todo.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías