El estadio del Benfica albergará su segunda final de Liga de Campeones. El partido se disputará sin público debido a la pandemia causada por el Covid-19. El Bayern Munich y el Paris Saint-Germain disputarán mañana la gran final en el conocido Estádio da Luz.

Estádio da Luz tuvo un comienzo amargo

El actual Estádio da Luz fue inaugurado a finales de 2003 en un partido amistoso entre las selecciones de Portugal y Uruguay. La gran decepción llegó en la Eurocopa de 2004 celebrada en Portugal. El estadio albergó la gran final disputada entre Portugal y Grecia. Era el escenario perfecto para los portugueses. Ganar la final en casa, en un estadio espectacular. Sin embargo, la selección portuguesa perdió por la mínima (1-0). 

Pese a un comienzo tan amargo, el recinto de Lisboa se ha convertido en un orgullo para todo el país, y un referente a nivel internacional. No es casualidad que el Estádio da Luz haya sido designado otra vez como anfitrión de una final de Liga de Campeones. Ha sido catalogado por la UEFA como estadio de élite (4 categoría).  

Su nombre oficial es Estádio do Sport Lisboa e Benfica, y tiene capacidad para cerca de 65.000 espectadores. Desde hace años es conocido entre los aficionados del Benfica como “La Catedral”.

Un estadio extraordinario 

Para mí es una visita obligada en Lisboa. Las instalaciones son preciosas y accesibles. La ubicación del estadio está en una zona tranquila, muy cerca del centro comercial Colombo, uno de los mejores de Europa.

En la entrada principal tienen la estatua de su máxima leyenda, Eusébio da Silva Ferreira, justo al lado del comercio Media Markt. Por la zona tienen varios comercios, bares y sitios para sentarse cómodamente. La tienda del Benfica es bonita pero no es de las mejores que he visto. Eso sí, las instalaciones del estadio me han parecido impresionantes. 

Si te apetece ver algo más, tienes la posibilidad de pagar por entrar al museo, y hay otro pase que incluye tanto el museo como el campo. El tour completo está actualmente en 15 €. En mi opinión, merece la pena pagar por la visita completa. El museo es bastante grande, tiene varias plantas, y está muy bien cuidado. ¡El campo me pareció extraordinario! Además, tienes la posibilidad de ver las águilas del equipo en una banda. 

Para mí es el estadio más bonito que he visitado en mi vida. Por eso mismo, siempre recomiendo visitarlo. 

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías