Dubai, Dubai, Dubai y más Dubai. ¿Cuántas veces hemos escuchado Dubai en nuestras vidas? Es una de las ciudades de moda a nivel internacional. Parece que es el único lugar que existe en Emiratos Árabes Unidos, el único que merece la pena. Los medios y las agencias de viajes suelen olvidarse de un tesoro que está a escasos kilómetros, Sharjah.

Emiratos Árabes Unidos está formado desde 1971 por siete emiratos: Abu Dhabi, Dubai, Sharjah, Ras al-Khaimah, Fujairah, Umm al-Quwain y Ajman. La capital del país es Abu Dhabi.

Sharjah es el tercer emirato en extensión y población del país, con cerca de 2.600 kilómetros cuadrados y casi un millón de habitantes.

Mi experiencia en Sharjah


No te dejes llevar por las primeras impresiones ni por los prejuicios de otras personas. Hay vida más allá de Dubai. Y no hace falta irse muy lejos para darse cuenta de ello. El centro de Sharjah está a media hora en coche (dependiendo del tráfico) de Dubai.

En 2014 estuve a punto de rechazar una invitación a esta ciudad. Tenía la impresión de que iba a visitar un territorio totalmente desértico, con casas derruidas y con militares dirigiendo las calles. Cosas que tiene la ignorancia. Un conocido mío que residía en Dubai me dijo que no fuera, que no merecía la pena. Afortunadamente, no le hice caso.

Sharjah me asombró desde el primer momento. No pensaba que tuvieran centros comerciales, ni rascacielos, ni museos tan emblemáticos sobre la historia y cultura del país. Allí pude disfrutar de la gastronomía más auténtica y a mejor precio que en Dubai.

En ningún momento me sentí inseguro a pesar de la ausencia de turistas. Si no estás acostumbrado a lugares donde eres la excepción, te puede impresionar bastante. La mayoría de personas en las calles eran trabajadores de diferentes nacionalidades. Verás muchos residentes de India, Pakistán, y Afganistán. Me miraban mucho por ser el único europeo pero nadie me faltó al respeto. Me sorprendió que todo el mundo sabía inglés, y hacían el esfuerzo por entenderse conmigo. Recuerdo que hasta un panadero local me enseñó a cómo se hacía el pan árabe.

Merece la pena conocer las tiendas locales y sus restaurantes. No caigas en la tentación de ir a lo fácil y evita comer en cadenas norteamericanas. Atrévete a explorar diferentes gastronomías (afgana, india, pakistaní).

Mezquita de Al Noor en Sharjah (Créditos: Pablo S. Méndez /Mendexplora)

Disfruta del paseo ‘Corniche’ 


El paseo de ‘Corniche’ es sencillamente precioso. Una zona perfecta para olvidarse de todos los problemas, y relajarse con la belleza del lugar. Mi recomendación es comenzar el paseo desde el mercado central conocido como ‘Sharjah Gold Souk‘, y dirigirse hasta la zona de Al Qasba, donde estaba el  ‘Eye of Emirates‘. Recientemente han tomado la decisión de cambiar  la ubicación de la gran noria blanca para colocarla en los Parques de Al Montazah. Explora el paseo más allá del puente, y disfrutarás de una vista preciosa a la ciudad, especialmente por la noche.

No te pierdas el espectáculo de luces en Al Majaz Waterfront. La primera sesión comienza a las siete de la tarde, y la última a las 11.30 p.m. La hora más indicada sería sobre las 8 p.m.

Descubre lo más tradicional de Sharjah


No olvides visitar la zona conocida como ‘Heart of Sharjah‘. En el corazón de Sharjah encontrarás pequeños mercados tradicionales, el famoso zoco de Al Arsah, el parque de Rolla y los museos de Arte y Patrimonio. Un poco más al norte está el museo de la civilización islámica, una zona donde verás muchos negocios paquistaníes. En último lugar, visitaría Quran Roundabout, también conocida como la rotonda cultural. Un buen sitio para hacer fotos, y además está cerca del museo arqueológico.

¿Qué cuidados deberías tomar en Sharjah?


1- No bebas agua del grifo. No lo hagas en ninguna parte del país. Eso es lo primero que debes saber para tu salud. Y no olvides el protector solar.

2- Sharjah mantiene las reglas más estrictas en vestimenta y venta de alcohol del país. Olvídate de las bebidas alcohólicas. Su venta está prohibida, y ni si te ocurra consumir alcohol en público. También descarta beberlo en el propio hotel. Cuida mucho las formas de vestimenta. Evita llevar pantalones cortos o faldas cortas, y no uses prendas escotadas. Te puede parece mal, pero ante todo respeta las leyes y costumbres del lugar que visitas. Allí no se andan con bromas. También evita los gestos afectuosos de pareja. No vayáis ni de la mano, y olvidaros de abrazos y besitos en público.

3- No verás muchos policías por la calle, pero no bajes la guardia. Los vigilantes más peligrosos son los civiles, ya que rápidamente te denunciarán. La policía oficial no tardará en salir a tu paso en cuestión de segundos. Alguien te habrá visto desde una ventana, una tienda, un coche,…Mucho cuidado con tener una bronca con los nacionales del país. Si le caes mal a uno, te denunciará en falso y jamás te creerán. Esto pasa en todos los Emiratos, Dubai incluido.

4- La mayoría de personas en las calles son hombres.Por cada diez hombres ves a una mujer. Las miradas cerdas y de falta de respeto están a la orden del día. Algunos te saludarán, otros te pedirán el número de teléfono. Cuanto más te alejes del centro, más opciones hay de que te hablen desconocidos. Simplemente sigue tu camino, pasa de ellos.

5- Está prohibido fotografiar edificios gubernamentales.

6- Olvídate de Sharjah  si vas con la idea de pasarlo bien en discotecas. Si buscas eso, no es tu lugar, mejor quédate en Dubai.

Si has visitado esta ciudad, te agradecería que me contaras tu experiencia. Ojalá haya sido positiva.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías