No podía irme de Lisboa sin probar los famosos pasteles con sabor a canela. Los ‘pastéis de Belém’ fueron inventados antes del siglo XIX por los monjes del Monasterio de los Jerónimos, aunque no fueron comercializados hasta 1834. La Revolución Liberal de 1820 provocó el cierre de todos los conventos de Portugal. Los monjes buscaron sobrevivir a la crisis con la venta de sus pasteles.

Los ‘pastéis de Belém’ se pueden encontrar en la mayoría de pastelerías de la capital portuguesa. El local original y más famoso de los pasteles está en el barrio de Belém. En concreto está en la  Rua de Belém número 84, con un horario de apertura de 8 de la mañana a 11 de la noche. En verano cierran a medianoche.

¿Dónde merece la pena probar los ‘Pastéis de Belém’?


Mi recomendación sería probarlos en el local original: ‘Pastéis de Belém. Merece mucho la pena desplazarse hasta ese barrio para probar sus pasteles. Además podrás visitar la Torre de Belém, el Monumento a los Descubrimientos y el propio Monasterio de los Jerónimos. ¡No se puede pedir más!

Mi experiencia en el local de ‘Pásteis de Belém’ fue excepcional, mucho mejor de lo que esperaba. No te dejes llevar por la primera impresión. No te asustes con la fila interminable que recorre toda la calle. Suele avanzar rápidamente y una manera de evitarla, sería entrar en el local para degustar sus productos sentado. La fila de fuera se forma para comprar y llevar. Si quieres relajarte dentro con un café y unos pasteles, entra directamente y toma asiento. A lo mejor algún día cambian la política del local y todos deben esperar fuera.

Lo bueno de este local es entrar y sentase tranquilamente para tomarse algo con los pasteles, ya sea un café o un chocolate con nata. El sitio es acogedor y bonito. Está muy bien decorado con las típicas baldosas portuguesas en la pared, y con lámparas antiguas gigantescas. En la mesa te ponen canela y azúcar para echar a tu gusto sobre el propio pastel. En mi caso particular, preferí degustar el pastel sin estropearlo. Quise probarlo tal como lo habían hecho los profesionales. Y recuerda,  mejor tomarlo recién hecho. Se pueden llevar paquetes de seis y de diez para regalar a familiares y amigos, pero los pasteles pierden su gracia. Siguen sabiendo muy bien pero no es lo mismo que tomarlos allí recién hechos.

¿Cúal es el precio de los Pastéis de Belém?

El precio por pastel es 1,10 € (sujeto a cambios). Por otros lugares de Lisboa tienen precios similares y no están tan buenos. Por lo general, intento evitar los negocios más turísticos porque acaban siendo un timo. Precios desorbitados, mucha gente, y una pésima calidad de los productos. A veces uno decide hacer una excepción. En este caso particular no me arrepiento de lo más mínimo. Sus pasteles merecen mucho la pena.

La zona es preciosa, podéis visitar el Monumento a los Descubrimientos, la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos. Merece la pena madrugar para ver el amanecer en ese lugar, tomar unas fotos y luego ir corriendo a por el desayuno. El local abre a las 8 de la mañana y no veréis a tantas personas.

¡No te olvides de comentar tu experiencia!

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías