No merece la pena que viajes a Beirut. No arriesgues tu vida yendo a Líbano. Es un país inestable con un historial alarmante de conflictos. Tu seguridad es lo primero. No hay nada que ver. No vayas a Libia.

Ahora en serio. No hagas caso a lo escrito arriba. Solo son frases hechas que escucharás cuando le digas a tus familiares y amigos que vas a Líbano. Algunas personas hasta lo confundirán con Libia (país situado en el Norte de África).

Beirut, la ciudad más parisina de Oriento Medio


Líbano tiene una población de seis millones de habitantes, con más de un millón de refugiados procedentes de países limítrofes. Beirut y Trípoli son las ciudades principales de la República Libanesa.

Beirut es una ciudad llena de contrastes. No tardarás en ver la influencia francesa en sus calles. Te sorprenderá la diversidad cultural y religiosa de la capital del país. Verás la riqueza arqueológica de una ciudad con más de cinco mil años de antigüedad. Notarás las huellas dejadas por la guerra civil. Te sorprenderá el ‘glamour’ de las calles más modernas, repletas de marcas de renombre y restaurantes de calidad.

No tendrás que moverte mucho para encontrar multitud de contrastes. Simplemente hay que dirigirse al centro de la ciudad. En un palmo de terreno te encontrarás con la Mezquita de Mohammad Al-Amin, la Catedral de San Jorge, la Plaza de la Libertad (Nemej Square), los Baños Romanos, la Plaza de los Mártires, el Souk El Tayeb, etc. No te olvides de visitar las escaleras de San Nicolás, donde en ocasiones se organizan eventos culturales.

En la plaza de los Mártires, la calle de Damasco marcaba la denominada «Línea verde» que separaba a musulmanes y cristianos durante la Guerra civil libanesa. Esta calle conecta con Siria en un recorrido inferior a 70 kilómetros.

Mezquita de Mohammad Al-Amin en Beirut

Paseo Corniche en Beirut


El paseo de Corniche es uno de los puntos más famosos de la ciudad. Merece la pena realizar el recorrido desde la playa de AUB hasta las rocas de Raouche, también denominadas ‘Pigeon Rocks’. La caminata a lo largo de las calles París y General de Gaulle, te llevará a dos formaciones rocosas fascinantes. El paseo de dos kilómetros y medio podría realizarse en treinta minutos.

Por la zona de las rocas te ofrecerán un breve tour en bote. Los precios oscilan entre diez y veinte euros, dependiendo de tus habilidades negociadoras. Si te gusta la fotografía, es un lugar idóneo para visitar en diferentes horas del día.

Si algún día tienes la oportunidad de visitar Líbano, espero que disfrutes al máximo. Y por favor, te agradecería que me contaras tu experiencia. 🙂

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías