Suiza es el destino idóneo para los amantes del chocolate y del queso

La leche y sus derivados son los alimentos esenciales de la gastronomía suiza. Los suizos tienen fama de tener los mejores chocolates y quesos del mundo. La mayoría de sus platos tradicionales contienen productos lácteos. Si eres intolerante a la lactosa, no te preocupes, ya que podrás disfrutar  de otras opciones culinarias riquísimas.

El plato estrella de Suiza es el denominado ‘Fondue’ que se sirve en una cacerola denominada ‘caquelon’. La ‘Fondue’ consiste en servir queso fundido en una cacerola, y se van mojando pedacitos de pan con un tenedor o pincho metálico. Por favor, no uses las manos, en Suiza es de mala educación. Estamos ante el plato soñado por muchos, rebanar pan en una fuente de queso fundido. También encontrarás ‘Fondues’ de chocolate y de carne. Recomendaría probar las tres variantes, todas ellas son riquísimas.

En segundo lugar, encontraríamos la ‘Raclette’, una rueda de queso que se funde progresivamente y se raspa con un cuchillo plano. Normalmente se acompaña con patatas cocidas (sin pelar), embutidos o pepinos. Verás al resto de comensales untando la patata con queso.

El ‘Rösti’ es la versión suiza de la tortilla española. Tradicionalmente se tomaba en el desayuno, pero hoy en día también se usa de acompañamiento en las comidas. Las patatas se suelen freír en mantequilla, grasa o aceite, aunque también se pueden meter en el horno. Las patatas pueden freírse crudas o siendo previamente cocidas. Si pedís el ‘rösti’ como acompañamiento de un plato de carne, seguramente las patatas hayan sido hervidas previamente. La razón se debe a que el rösti se empaparía mejor con la salsa de carne.

Recomendación especial: Älplermagronen Suizo

No te lo puedo ocultar, mi plato favorito es el ‘Älplermagronen’. Consiste en macarrones con queso fundido, patatas y trocitos de jamón o carne, bañados en abundante nata. Le suelen poner cebolla caramelizada por encima, y a un lado tendrás un cuenco con salsa de manzana. Como puedes comprobar, la receta está cargada de calorías. 🙂

Si realizaras tu viaje en invierno, te recomendaría probar la ‘Sopa de Chalet’. Es un caldo de verduras con macarrones, habas, pimienta y un poco de queso. Es un plato muy saludable con sus espinacas, judías y zanahorias.

¿Y de postre?

Cualquier hora del día es buena para aventurarse con algún chocolate o pieza de queso. Hay que aprovechar el momento y disfrutar de las queserías y chocolaterías suizas. Dedicaremos un artículo sobre ello más adelante.

El ‘Gufelhopf’ es una especie de bizcocho con forma de montaña y que tiene un agujero en la cima. Es un postre típico en fechas navideñas, aunque no tendrás problema de encontrarlo durante el resto del año. Suele llevar pasas emborrachadas y almendras.

Otra opción serían las pequeñas galletas cuadradas denominadas ‘Basler Lackerli’. Están hechas con miel, almendras y un licor de cereza silvestre llamado ‘Kirsch’.

Platos tradicionales sin productos lácteos 

Las personas con intolerancia a la lactosa también podrán degustar la gastronomía suiza. Su gastronomía se ha enriquecido por la influencia de Alemania, Francia y norte de Italia.  En todo el país encontrarás muy buenos platos de pasta y de risotto, y disfrutarás de las mejores salchichas, conocidas bajo el nombre de ‘Cervelat’ o ‘Klöpfer’. Te las pueden presentar asadas o fritas, acompañadas de pan y patatas. Hay un acompañamiento típico denominado ‘Papet vaudois’, que consiste en una mezcla de patatas y puerros. También existe la posibilidad de pedirlas con ensalada de embutidos o de queso.

Para los que hagáis montañismo, os recomendaría llevar las salchichas ‘Landjäger’. Además, las salchichas Schüblig de carne de cerdo son muy famosas en la zona este del país. Son muy buenas para días de mucha acción. Si os apetece un buen estofado, entonces optaría por el conocido ‘Berner Platte’. El plato puede variar según la zona, pero generalmente se presenta con diferentes tipos de carne (en algunos sitios con trozo de lengua de vaca incluida), patatas cocidas, judías y diferentes especias.

Una opción más que recomendable sería probar el pescado de Suiza. Aconsejaría probar un plato de trucha o el famoso ‘Eglifilet’ (filetes de perca). La trucha suele ir acompañada por verduras, patatas o pasta. Por la zona de Lausana, encontrarás muy buenos restaurantes de pescado.

Y de bebida, disfrutarás los diferentes tipos de zumo. De hecho, el zumo natural de naranja es la bebida más consumida en Suiza, y el zumo de manzana no se queda muy atrás. Para los amantes del buen vino, recomendaría probar los siguientes: Petite Arvine de la zona de Valais,  Chasselas, Gamaret, Dezaley y cualquier otro procedente de Riesling-Sylvaner.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías