Pesadilla en ‘Dell Street’

Así titularía mi experiencia con las computadoras Dell. Para mí es una auténtica pesadilla enfrentarse a los productos de esta marca estadounidense. La compañía tiene una gran reputación en territorio norteamericano, y ya ha logrado extender sus tentáculos por Europa y Sudamérica. En este artículo daré mi opinión sobre esta marca con el propósito de escuchar vuestras experiencias, ya sean positivas o negativas.

Mi primera toma de contacto con ordenadores Dell fue hace cinco años en una oficina de abogados de Estados Unidos. No guardo precisamente un buen recuerdo de mi primer cara a cara con aquella computadora. El reinicio era muy lento e impredecible. En algunas ocasiones se auto reiniciaba dos o tres veces consecutivas. La máquina se trababa cada veinte segundos, poniendo a prueba mi escasa paciencia. Al principio, pensaba que se trataba de un ordenador demasiado viejo, o que estaba hasta arriba de virus, pero en realidad era un problema típico de esa marca. No encontré a una persona que estuviera satisfecha con su Dell. Llegué a preguntar tanto a compañeros de profesión como desconocidos, y todos se quejaban de diversos problemas.

Si compras un portátil Dell, estás comprando problemas

Así de claro. Los ordenadores Dell pueden convertirse en una pesadilla por la cantidad de problemas que generan. Prepárate para invertir tiempo y dinero en solucionarlos. De la noche a la mañana, tu computadora comenzará a ser lenta, a trabarse y a reiniciarse constantemente por arte de magia. La batería de los portátiles acaba viciándose en tiempo récord, y en algunas ocasiones ni se da cargado por defecto del cable de alimentación. Mucho cuidado con los problemas de audio y de conexión con redes inalámbricas.

Os voy a comentar la experiencia de uno de mis mejores amigos. Hace tres años decidió apostar fuerte por un portátil Dell, siguiendo los consejos de un amigo informático. En teoría, estaba ante uno de los mejores del mercado. Todo iba relativamente bien hasta que de repente, el portátil dejó de prender. Llamó al servicio técnico y le dijeron que era un problema de la placa, que había que cambiarla. Estuvo casi un mes sin ordenador esperando por la llegada de la famosa placa. Se la cambiaron y, al cabo de un tiempo, sufrió el mismo problema. No habían pasado ni cinco meses y otra vez un inconveniente con la placa. Todo ello sin contar con los problemas de ruido del ventilador, y que el audio funcionaba cuando le daba la gana.

Conozco el caso de otro amigo que en lugar de la placa, tuvo problemas con el disco duro. Se lo tuvieron que cambiar tres veces en menos de un año. No creo que sea casualidad que ambos tuvieran problemas justo después de que finalizara el plazo de garantía.

Por todo ello, jamás me arriesgaré a comprar computadoras Dell. Me gustaría conocer vuestra experiencia, y sería de agradecer que cayera alguna positiva. A día de hoy, no las quiero ni como pisapapeles.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías