Los barrios de Mea Shearim y Geula están ubicados cerca del centro neurálgico de Jerusalén. Sus residentes, denominados jaredíes o ultraortodoxos, comparten una forma de vida contraria a los valores más occidentales.

Los jaredíes son personas religiosas muy devotas. Todo gira en torno a Dios y a las leyes religiosas judías, marcadas por la Torá (escrita y oral). Los hombres visten pantalones y chaquetas negras, sombreros de ala ancha o de piel, y camisas blancas.  La mayoría se dejan barba, y llevan tirabuzones en lugar de patillas. Las mujeres visten de forma recatada, con faldas largas y con la cabeza tapada. Todo es discreción. Evitan los colores chillones.  

Mi experiencia en Mea Shearim y Geula


Mi experiencia fue totalmente diferente a la que podrás leer o escuchar en otros lugares. Me asombra que haya personas que tachen a estos barrios de peligrosos y violentos. Parece como si te fueran a matar por tan solo asomar la cabeza en una de sus calles.

Tuve la oportunidad de visitar ambos lugares en diferentes épocas. Caminé por sus calles durante horas, realicé compras y degusté las comidas más tradicionales. Sus calles son modestas, con negocios pequeños y familiares. Me gustaron especialmente sus panaderías, librerías y zapaterías. Se respira una gran solidaridad entre sus habitantes. Uno tiene la sensación de que ha entrado en otra época, especialmente los sábados, cuando celebran su día sagrado: El ‘Shabat’.

A mí siempre me trataron con respeto. Ni una mala mirada, Ni un escupitajo. Ni un insulto. Ni una invitación a marcharme de su barrio. Y ello no es fruto de la causalidad, sino de entrar en el barrio con respeto.

¡La polémica vende!


Algunos ‘youtubers’ y activistas se acercan a Mea Shearim con cámaras en mano, en busca de un reportaje jugoso a costa de ofender a sus habitantes. Hacen caso omiso de los carteles donde sus habitantes piden que por favor respeten los valores del vecindario.

A este tipo de visitantes les da igual todo. Buscan ofender allá por donde pisan, ya sea por la manera de vestir o de actuar. No tienen reparo en fotografiar primeros planos de niños y ancianos como si estuvieran en un zoológico, con una actitud de superioridad que resulta irritante.

Mea Shearim y Geula son lugares para explorar pero con la obligación de respetar los valores y costumbres de sus habitantes. No pasa nada por dejar a un lado el ego personal, y agradecer la oportunidad de conocer diferentes maneras de convivencia. No todo el mundo tiene que pensar como nosotros. No somos mejores que ellos. 

Si queremos demostrar nuestra gran personalidad, qué mejor manera de hacerlo que respetando la cultura de otros.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Pablo

Hola Mendexploradores. Soy Pablo, administrador de este portal. Llevo doce años gestionando redes sociales, escribiendo contenidos para diferentes webs, y asesorando a emprendedores en sus negocios.

Categorías